Seguidores

hojass

viernes, 2 de septiembre de 2016

Seré

 

 

Seré sólo el momento 

en que me pienses o quieras.

Tendré el espacio preciso 

con que me midas y sueñas.

 

Podré cantarle a la luna

con los lobos rezagados,

cuando ya el sol se levante

y la noche esté de paso.

 

Me encontrarás en la luz

que la sombra me regala,

vestida para soñar

la realidad más profana.

 

¡Qué sé yo lo que será

lo que hay escrito en el agua!

 

Líquida fluyo en tu vientre...

nido de amor... y mudanza.


viernes, 14 de junio de 2013

Ser yo... yo misma


Alguna vez volveré a ser retoño
que el viento dibuje
con dedos de poema.
Algún día a los versos
retornarán sus colores
y serán como besos
y danzarán acuarelas
con el misterio en sus pies,
moldeados de arena.

Volverán los suspiros
que los ritmos alteran
y la mística sombra
de la musa pródiga
que a mis manos regresa.

Algún día vendrá mi amante
con promesas de vida.
Y no será errante
su hálito amigo.
Y sellará el compromiso
con refulgente diamante
y adornará de palabras
mis dedos que un día
vistieron de negro
el blanco anhelante.

Y volveré a ser yo, yo misma.
Con mis miedos y dudas,
Con el temple indeciso
E inquietud vacilante.
Con los sueños precisos
Que mi alma comparte.
Con espíritu aéreo
De ermitaño sin cárcel
Que escapó de su cueva
Soñando volar…


¡si acaso pudiera…!


lunes, 27 de mayo de 2013

El retonnno.









Me suelo esconder en rendijas insondables.
Me pierdo en laberintos de sombras y preguntas
donde me encuentro a gusto, como en casa.

Ya sé que soy compleja y no me cansa
trepar acantilados de búsqueda y de dudas.

Quiero mirar más allá de donde alcanza
el alma que conforme se relaja
y en una falsa luz haya consuelo.

Prefiero levar anclas hacia ese mar ignoto
que lleno de misterios se me antoja.

Prefiero alzar el vuelo con las alas
de espíritu curioso que me anida
a ser nada en la nada... confiada.

Abro mis ojos en esta oscuridad
de monigotes
y unas  sombras amigas  me saludan,
con un cordial regreso hasta mi cueva…
y con dulce sonrisa me hacen hueco.

viernes, 25 de enero de 2013

LUZ DESENCARNADA






Gélidas, las manos huérfanas
afilan los barrotes de la muerte
y en su blanco mutismo
despiden besos y caricias.
Alguien se llevó la voz
de tus dedos parlanchines,
quebró los trinos alegres
de los pájaros que anidan
al calor de tus falanges.
El amor se fue a vivir a otros parajes,
allá donde el blanco es más sutil
y verdadero.
Nunca te irás al país de las sombras
ni del miedo.
Pues ya vuelas feliz en tu silencio
al este del Edén de los recuerdos. 
Eternamente mía y amorosa.
Bellísima en tu luz desencarnada.
Paloma,flor,guapa de nieve.
Hermoso cascabel de ojos azules.
Joven para siempre... 
y al fin libre.


domingo, 20 de enero de 2013

Morir.

Hay mil formas de morir... y un millón de motivos.
Cuando la vida es una mierda... 
Cuando la vida no tiene sentido...

Morir...
Debe ser hermoso.

Cuando no quedan colores.
Cuando la música es gris
y el espacio amplio.

Cuando la alegría se muda
y el alma se cuelga el bolso
de la indiferencia más cruda.

Morir...
debe ser hermoso.

martes, 8 de enero de 2013

PATERITO











En la sombra fugaz de tu sonrisa
se descubre la voz del dulce sueño
que breve cobijara amor con prisas
el mundo que cabía en un invierno.

Siendo bombón me hiciste caramelo
que al roce de tus manos derretías.
Y en todos tus abrazos pasajeros
viajaste en la patera de mi vida.

Tus rizos, tu color,tu melodía,
enredaron en mi piel tu piel morena.
Y el viento que te trajo en una ola
te llevas de regreso... con mi pena.



lunes, 10 de diciembre de 2012

NOCHES DE INSOMNIO Y DE TU CARA...

                                                  El 7 de Diciembre hubieras cumplido 89...








La noche se me llena de fantasmas
 con dedos fríos,  congelados ,
que pretenden ser guías de mis penas
y caminan silenciosos por las letras
ocupando de mi mente todo espacio.



Avanzan seguros y despacio
por los negros ladrillos de las teclas
queriendo darle voz a tanta ausencia
si es que acaso pudieran los espectros
medirle la amplitud que ocupa mi carencia


No sé qué es lo que cabe en este insomnio,

no encuentra mi amargura el escondrijo,
no entiende mi vacío esta cadena
que arrastra consigo aquel recuerdo
del rostro amado al que se aferra.


Es este silencio de la casa 

un secuestro aterrador de vida muerta
que impregna de mi madre y me atormenta
el mudo adiós pintado como luna
de aquella noche fría... como ésta.