Seguidores

hojass

martes, 8 de enero de 2013

PATERITO











En la sombra fugaz de tu sonrisa
se descubre la voz del dulce sueño
que breve cobijara amor con prisas
el mundo que cabía en un invierno.

Siendo bombón me hiciste caramelo
que al roce de tus manos derretías.
Y en todos tus abrazos pasajeros
viajaste en la patera de mi vida.

Tus rizos, tu color,tu melodía,
enredaron en mi piel tu piel morena.
Y el viento que te trajo en una ola
te llevas de regreso... con mi pena.



8 comentarios:

  1. Hulna da la sensación que has tenido contigo un niño del Magreb y estoy convencido que le has dado todo el cariño que albergas.

    Muy bonitas y tristes tus palabras, espero que pueda haber reencuentros otra vez.

    Un beso,

    ResponderEliminar
  2. Sí... algo así.

    Un besote, Sauda. :)

    ResponderEliminar
  3. Precioso y humano...o sea, tuyo. Haya o no reencuentro,amiga, el amor que se transmite enriquece el alma receptora para siempre (soy de esa ingenua opinión)
    Si me creo,conociendote, que esto es contado en primera persona :)
    ...y por cierto; brindo contigo en la distancia por que 2012 se haya ido por fin,amiga mía.
    Un gran abrazo, Hulnilla.

    ResponderEliminar
  4. Esas sonrisas hacen que afloren lo más tierno de nuestro ser. Nos regalan sueños y respondemos con el más dulce amor.
    Describes tu alegría y tu tristeza por esa personita que ya ha marcado tu vida.
    Precioso Hulna!!!
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Qué lindo!!! Me emocionaste, y las fotos!!!
    Un besito, ojalá haya reencuentro...

    ResponderEliminar
  6. Este comentario ha sido eliminado por el autor.

    ResponderEliminar
  7. Aaaayyyyyyyy... MaryPuri... qué monada!! Qué carita tiene. Debió de ser una gozada tenerlo allí. Pero bueno, confiemos en que lo puedas ver muchas veces y, sobre todo que él recuerde el cariño.

    Un beso mu fuerte... sssssssssssmuakssssss!!

    (He vuelto a poner el comentario porque puse recuerdo, en lugar de recuerde, jajaja)

    ResponderEliminar
  8. Siempre alabé tu enorme empatía y, con este poema tuyo, lo certifico.

    Espero que vuelvas a esortijar tus dedos con sus cabellos.

    Gran abrazo y muchos besos.

    Emilio (sotamari)

    ResponderEliminar