Seguidores

hojass

jueves, 3 de mayo de 2012

Jaldabaoz y Barbeló


Según la gnosis, Jaldabaoz nos dio el cuerpo físico, privándonos del alma. Haciéndonos olvidar que somos herederos de la luz. Barbelo (el pensamiento posterior al pensamiento anterior) nos insufló el alma junto a Sofía, otro pensamiento femenino emanado del pensamiento posterior, para que dentro de nosotros siempre brillara la chispa de luz divina.
De la batalla entre ambos y sus huestes salió victoroso Barbelo.

Jaldabaoz me iluminó
con su hálito de niebla,
sumergido en las tinieblas
de su negra creación.
Me dio la piel, carne y huesos
a espaldas del mismo Dios.
y fue su ángel más negro
quien me otorgó condición
de mortal a su servicio
privada de la razón.
Barbelo miró a Sofía
y al Pensamiento Anterior
y en clara pugna y porfía
el alma me despertó.
Eres tú la heredera
del eón de los eones,
de la humanidad perfecta,
hermana de aquellos dioses
que habitaron junto a mí
antes que el mundo fuera.
Te daré tu alma eterna.
Serás superior a aquel
que de las huestes más negras
surgió frente a Micael
y envidiará tu hermosura,
pues cambiará la postura
postrándose ante tus pies.
Luz de la Luz
Amor del perfecto amor.
Hubo noche y hubo día.
Reflejos de confusión.
Batalla que así perdía
el oscuro Jaldabaoz...

1 comentario:

  1. Bárbelo es el Espíritu Santo del que habla la religión, la que entre otras cosas es un engaño: y nada tiene que ver con ese jaldabaoz que como dice el libro secreto de Juan es un dragón, y que como dice apocalipsis: "Y fue lanzado fuera el gran dragón, la serpiente antigua, que se llama diablo
    y Satanás, el cual engaña al mundo entero"

    ResponderEliminar