Seguidores

hojass

domingo, 5 de agosto de 2012








LA ABUELA PACA







Envuelta en toquilla de recuerdos,
con el umbral de olvido en la mirada,
sentada en la puerta de su chozo,
se deja mecer por la memoria
-apenas sostenida en frágil  hilo-
la abuela Paca.


 Se pasean las calles de su vida
imágenes manchadas de ayer y de fantasmas.
Sombras animadas que atizan el hogar
de fuegos extinguidos,
allá donde los sueños peinan canas.


Hermosa fue una vez -y tan lozana-
que Ambrosio ,el panadero, se moría
porque una mirada suya -de soslayo-
aquella hembra robusta le lanzara...
o acaso un suspiro de su pecho
para hacerlo revivir se le escapara.


La anciana sigue en su paseo
cruzando las aceras y las zanjas
de calles embarradas de deseos
y besos que eufóricos brotaban.


Felipe,el de la Blasa, tan austero.
Remigio,aquel cartero que la amaba.
Eusebio,el labrador,que la rondaba
y aquel muchacho apuesto 
que en la plaza
su andar garboso ungía de piropos
pues  -a cada paso que ella daba-
negábale el oxígeno a los mozos.


Callada. Con el silencio gris
que anida en sus cabellos,
peina amores y sueños tras su nuca,
donde lucía antaño una cascada
trenzada de alegría, oro y besos.


Hoy frunce la toquilla sobre el pecho
con el gesto cansado y algo huraño,
porque al volar por sus recuerdos
-tan añejos-
los surcos del tiempo han dibujado
con hebras de dolor
su frente ajada.






10 comentarios:

  1. Precioso poema (hoy nos ha dado a las dos por escribir sobre la vejez, por lo que veo). Parece que estoy viéndola, en el pueblo, andar arqueada con zapatillas de "estar por casa" y ella de luto, seguro.

    He echado de menos saber si es la única de su generación que aún vive... (cosillas que se me han ocurrido según iba leyendo). Hubiese sido aún más triste.

    ;-)

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ¡Uins, no Ana, x2! tampoco vayamos a hurgar en la herida. :)
      No me quería yo poner demasiado triste... jo! que estamos en verano... y agggggggggggggg ¡¡que ya me empiezo yo a acordar de mis veranos... y ...
      jajajaja, gracias,por tu visita, shiquilla. :D

      Eliminar
  2. ¡Qué bonico, Hulna! Yo he tenido más de una "abuela Paca" como la que has descrito en estos bellos versos y con los que me las has traído a la memoria y, con ellas, mi niñez.
    Cuánta nostalgia se amontona de golpe. :/
    Lo dicho: precioso.
    Un besico.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, majo. :)
      Muchas veces me he quedado pensando qué historias habrá detrás de cada "abuela Paca" que hay... y bueno. He hecho el ejercicio de verlas hermosas... con una vida llena de amores y sueños de juventud.
      En fins... que eso... que muchas gracias por tu visita. :D

      Eliminar
  3. Cómo me gustan esas imágenes en blanco y negro. A mí me gustó siempre ir al pueblo, y aún, se pueden ver en los pueblos esas abuelitas de negro, encorvadas y caminando lo más deprisa que pueden por las empinadas cuestas.
    Un besazo

    ResponderEliminar
  4. Es como si al leerte estuvieras describiendo a mi abuela, ella también me hablaba de los mozos que una vez suspiraban por sus huesos. A mí me costaba creer que con esa toquilla, "esos apargates" y ese "roete" en la nuca pudiera despertar pasiones, pensé que mi abuela había sido siempre así: abuela.
    Un texto muy tierno, Hulna.
    Un abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Al final del camino todos los recuerdos nos inundan y hacen que nuestra vida pase nuevamente frente a nosotros. En esos silencios ancianos, suena la música de la memoria.
    Hermoso.
    Un beso

    ResponderEliminar