Seguidores

hojass

domingo, 6 de mayo de 2012

pagina 18

Muertito
Puntuación:


Así te llamas a ti mismo. Muertito. Y me haces sonreir. Tu humor contagioso me cubre con un manto triste, sin embargo.
Muertito. Y haces una mueca cadavérica, como ensayando la pose adecuada que tendrías en tu último lecho.
Te ríes para quitarme el susto y hacer más llevadero lo que sabes que me aterra.
¡Me enseñas tanto cada día! No sé de dónde sacas fuerzas para tomar a broma algo que a mí me produce un miedo incontrolable. Y me dejo llevar por fantasmas de sombras y ausencias. ¿Perderte? Me voy detrás, amor. Y no te rías. No es divertido.
Pero tu lección de vida es clara.
-Son dos días- dices – y uno lo pasamos durmiendo, niña.
Y aprendo.
Has cambiado. De pronto eres el más cariñoso de los hombres. Tu interés se vuelca en ponerte en paz con el mundo, contigo mismo… y ¿por qué no? Con Ése Dios en el que no sabes si crees.
Es lo que tiene pensar en la posibilidad de que todo acabe antes de lo previsto.
-Sólo quiero ser un hombre bueno- confiesas mientras te acoplas a mi espalda como un minino meloso, buscando mi calor. – Te quiero. Y lamento no haber sabido hacer que tú lo sintieras. Pero sé que aún hay tiempo. Y no voy a desaprovecharlo. Ése Dios tuyo no querría vernos tristes ¿verdad? Vacío mi corazón de reproches. Lo relleno de olvidos y de bálsamos. Porque verle las orejas al lobo me enseña que el rencor no me hace hombre. Sólo un poco más enano. Y poderoso no es aquel que lastima y disfruta hiriendo. Sino el que crea y construye. No quiero ser un hombre frustrado, ni cimentado en el fracaso. Quiero hacerme grande amando y compartiendo lo que soy, sin vanidad.
Te escucho como de lejos. Envuelta en una nube, queriendo atrapar los instantes que se hacen mágicos, disfrutando tu catarsis.
Hemos despertado. Estamos juntos y eso nos hace fuertes.
Vamos a luchar, mi amor. Hombre y mujer nuevos, capaces.
¡Has sido tan valiente, mi muertito! Me has arropado tanto… que me siento estúpida por mis miedos y mis dudas.
Tu corazón resistirá porque yo lo sostendré y nada malo va a ocurrirle.
No estás solo, como tampoco yo lo he estado.
Y si bromeas… yo te sigo.
Pero no me pongas más la cara de muertito…



Agregado en: General

CANCIÓN DEL PIRATA

Puntuación:


Mi pirata se ha dormido
en el puente de su barco.
Navega mares rendidos
por sueños que se han marchado.

Allá va mi bucanero
con las velas desplegadas,
oyendo canciones mudas
que una sirena cantaba.

Se marcho el filibustero,
las olas se lo llevaban
a bordo de una galera,
amarrado a la mesana.

Dejó atrás amores breves
de princesas capturadas,
de una niña de ojos tristes
que en tierra quedó varada.

"Voy en busca de aventuras,
de tesoros imposibles,
a una isla misteriosa
donde no puedes seguirme".

¡Adiós, corsario atrevido!
¡Adiós, fantasía vana!
Ojalá puedas ser libre,
sin cadenas en el alma.




Agregado en: General

Diario de Irantzu 4

Puntuación:


Granada 2008-2009


Los escritores somos unos ególatras. Aunque ninguno te lo reconocerá. Menos yo, claro, porque soy guay (¿ves?) Pero es una egolatría distinta a la del capullo ese. Quizá tenga que ver con el espíritu del artista. Personas hipersensibles que captamos matices, sutilezas, que no todos vosotros, pobres mortales, podéis entender. Ah, qué frustración la de intentar describir la belleza de las motas de polvo, hacer sentir esa sensación de insignificancia, esa explosión de admiración en el pecho a un palurdo cualquiera.
Sí, despreciamos a quienes no entienden. O más bien…a quienes aunque puedan entenderlo…no lo sienten. Porque…porque a veces soy pura alma, puro sentimiento y disfruto de cosas tan simples como el chocolate en el paladar, veo hermosura también en la tristeza, encuentro misterios ocultos en los adoquines llenos de lluvia…
Apreciamos la vida y la muerte de una forma tan sobrecogida que sentimos desprecio hacia aquellos que subestiman lo que nosotros admiramos. Y el poeta acaba convirtiéndose en poesía, y como es la poesía lo que ama, acaba amándose a sí mismo…
¿Es eso malo? ¿Es bueno? Resulta tremendamente petulante. ¿O no?
Los artistas son calificados de excéntricos. Quizá sea cierto que siempre acaba en locura. Porque adora tanto su arte que acaba convirtiéndose en él. Un pintor acabará encerrado en sus cuadros. En cada cosa que creo, pero especialmente cuando dibujo, busco algo…que conmueva a quien lo vea. Deseo alma en mis obras, quiero plasmarme en ellas. Nunca lo consigo. La búsqueda de la belleza más perfecta, del arte en estado puro se convierte en una obsesión…Ah, dulce desazón becqueriana…
Es tal y como escribió Oscar Wilde en “El retrato de Dorian Gray”: “Todo retrato pintado con sentimiento es un retrato del artista, no del modelo…no quiero exhibir este retrato porque temo…temo que muestre en él el secreto de mi propia alma.” Y así en pintura se convirtió el pintor, y así el cantante se convirtió en canción…Cuando aprecias de esta manera la belleza es indescriptible el anhelo que sientes por compartir esa perfección, por fundirte con ella, la frustración al no conseguirlo. Y ahora mira al escultor que tras haber hecho a su magnífica y sobrecogedora Venus se contempla en el espejo. Entonces hay dos opciones: o se vuelve loco de dolor porque es paticorto y feo y considera que aunque haga y plasme cosas bellas él mismo no las tiene, o se ríe porque aprecia una chispa de genialidad, es capaz de ver en sus ojos la luz más brillante y hermosa, el arte como algo que se aprecia más allá de lo físico. Un artista necesita verse a sí mismo como una obra de arte. Los escritores de historias que aprecian la melancólica belleza de un drama, de una historia de terror, se sienten el trágico protagonista de una novela.
Como hago yo ahora, escribiendo esta…cosa. “La tierna y triste niña loca que encerraron en un castillo para que olvidara lo que la hacía morir de pena…” Puaj.
Puaj. Puaj.
No quiero idealizarme de esa manera. Sí, soy yo, escribiendo sobre mí para hacerme la vida más interesante. Acabo de empezar y ya me he sentido tentada de escribir cosas que no ocurrieron, besos que no sucedieron, para aparentar que he tenido mil aventuras. Y quizá las tuve en mi mente, (millones de veces mi imaginación, que tiene vida propia, ha divagado sobre cosas que podrían pasar o que podrían haber pasado, o lo que sería bonito que ocurriera…) pero sólo en mi mente. No. No ocurrió ningún milagro.
No levanté la mirada de mi libro una dorada tarde, ni mis ojos eran grandes y cálidos, ni mi piel era suave ni mi sonrisa encantadora. No hice chistes ingeniosos ni hablé con una voz dulce a un muchacho que no me vio y que no tenía los ojos verdes ni era misterioso y atractivo.
Sólo deseé que ese tipo bobalicón con el que me crucé fuera así, y se sintiera atraído por una enigmática sonrisa y una melena ondulada que no poseo. Y que ya no me doliera el pecho cada vez que recuerdo sin querer, y que todos fuéramos felices y comiéramos perdices. Sería bonito escribir algo así, sobre un misterioso encuentro en el parque, que luego él desaparecía y ella descubrió su verdadera identidad, y es que una sociedad secreta sobrenatural había capturado al fugitivo, y entonces ella descubría sus poderes e iba a rescatarlo…
Pero no es cierto. Sí, soy la “trágica protagonista” de esta historia. Sólo que no soy trágica en absoluto. O sí. Como ves, siempre tengo razón…



Agregado en: General

Diario de Irantzu 3

Puntuación:


Granada 2008-2009


Me encanta mi residencia. Es como vivir en un cuento. Salvo que el príncipe salió rana y me jodió la magia nada más empezar. No, mejor un sapo. Uno gordo y asqueroso lleno de verrugas, deformidades y mucosidad.
Es un antiguo monasterio renacentista, habilitado para 150 estudiantes, con la típica construcción cuadrangular en torno a un patio interior. Desde mi ventana veo el patio, con una fuente en medio y bancos. Veo también la torre del reloj, bonito, pero no funciona. Tengo una habitación grande para mí sola (lujo que no podía tener en mi ciudad con mis tres hermanitos) y un cuarto de baño pequeñito, con una cabina de ducha, wáter y el lavabo bajo un espejo grandote.¿Me atreveré a echar un vistazo al espejo?
No debí hacerlo. Pero hay taaaantas cosas que no se deben hacer… Cosas como permitir que el centro de tu mundo sea otra persona.
Tal y como suponía, mi cara es una torta hinchada y roja. Me han salido más granitos, (¡nooooo!) señal de que no falta mucho para la regla. Mis ojos, que no son demasiado grandes de por sí, se empequeñecen bajo los párpados hinchados. Otra lágrima (sí, más) de autoconmiseración se derrama por mi ojito izquierdo. Voy a secarla, pero pasa algo raro.
Encuentro mis dedos en el frío cristal del espejo. Estoy enjugando las lágrimas de mi reflejo, acariciando su mejilla colorada. Miro a sus ojos como quien ve una desconocida. Y es que en realidad no me reconozco. No sé quién es ese engrudo despeluchado.
Acabo mirándola (me) a los ojos y me estremezco. Se vuelven a llenar de agua. No sé quién es esa niña con los ojos tan oscuros y tan tristes.
De verdad podía verlo, un profundo dolor que velaba todo…me acerqué más al espejo, hasta que mi nariz tocó la superficie helada del cristal. Intentaba bucear en los ojos rotos, llorosos, desolados, porque yo tenía que estar en alguna parte…¡Sí! ¡Ahí! ¡Detrás de todo, me había visto! Un leve destello debajo de las heridas.
Intenté rescatarme, acercándome más y más. Sentí una tremenda desolación y ternura por la niña tonta frente a mí, quería consolarla. Me pegué al espejo (lo que no es fácil con el lavabo en medio) para abrazarla, no sé… al final me encontré con los ojos cerrados, besando los fríos labios de un espejo.
Abrí los ojos, me separé bruscamente.¿Qué demonios estaba haciendo? ¿Estaba esquizofrénica?
-¡Pero qué cojones te pasa! _me gritó la niña frente a mí. Alguien tendría que lavarle la boca._ ¿Qué haces hablándole a un espejo? ¿Estás loca? _Furia. Violencia. Ahora sí que me reconocía_ ¿Acaso eres tonta?
Se produjo un silencio durante el que no dejé de mirarme fijamente, con irritación, dejando que se desvaneciera el eco de la pregunta.¿Eres tonta?
En la comisura de sus labios vi temblar una sonrisa. El espasmo se trasladó a toda la cara, empecé a reírme. Oh no, me ha entrado la risa tonta.
Carcajadas incontenibles por la estupidez de la pregunta, por la obviedad de la respuesta.-¿Eres tonta?
Sí.Esto debe de ser algo grave, crónico e incurable (es que todas las enfermedades graves deben ser crónicas e incurables. Suenan más importantes) ¿Cómo se puede pasar tan rápido del llanto a la risa?
Hay mujeres que ríen con dulzura. Mujeres cuya risa resuena musical como el sonido de cascabeles, con esos rectos, perfectos y blancos dientes reluciendo entre sus labios carnosos. Que se tapan la boca con la mano, que sonríen y pueden derretir el Ártico.
Decididamente, yo no debo de ser una mujer.



Agregado en: General

Diario de Irantzu 3

Puntuación:


Granada 2008-2009

Me encanta mi residencia. Es como vivir en un cuento. Salvo que el príncipe salió rana y me jodió la magia nada más empezar. No, mejor un sapo. Uno gordo y asqueroso lleno de verrugas, deformidades y mucosidad. Es un antiguo monasterio renacentista, habilitado para 150 estudiantes, con la típica construcción cuadrangular en torno a un patio interior. Desde mi ventana veo el patio, con una fuente en medio y bancos. Veo también la torre del reloj, bonito, pero no funciona. Tengo una habitación grande para mí sola (lujo que no podía tener en mi ciudad con mis tres hermanitos) y un cuarto de baño pequeñito, con una cabina de ducha, wáter y el lavabo bajo un espejo grandote.¿Me atreveré a echar un vistazo al espejo?No debí hacerlo. Pero hay taaaantas cosas que no se deben hacer… Cosas como permitir que el centro de tu mundo sea otra persona. Tal y como suponía, mi cara es una torta hinchada y roja. Me han salido más granitos, (¡nooooo!) señal de que no falta mucho para la regla. Mis ojos, que no son demasiado grandes de por sí, se empequeñecen bajo los párpados hinchados. Otra lágrima (sí, más) de autoconmiseración se derrama por mi ojito izquierdo. Voy a secarla, pero pasa algo raro. Encuentro mis dedos en el frío cristal del espejo. Estoy enjugando las lágrimas de mi reflejo, acariciando su mejilla colorada. Miro a sus ojos como quien ve una desconocida. Y es que en realidad no me reconozco. No sé quién es ese engrudo despeluchado. Acabo mirándola (me) a los ojos y me estremezco. Se vuelven a llenar de agua. No sé quién es esa niña con los ojos tan oscuros y tan tristes. De verdad podía verlo, un profundo dolor que velaba todo…me acerqué más al espejo, hasta que mi nariz tocó la superficie helada del cristal. Intentaba bucear en los ojos rotos, llorosos, desolados, porque yo tenía que estar en alguna parte…¡Sí! ¡Ahí! ¡Detrás de todo, me había visto! Un leve destello debajo de las heridas. Intenté rescatarme, acercándome más y más. Sentí una tremenda desolación y ternura por la niña tonta frente a mí, quería consolarla. Me pegué al espejo (lo que no es fácil con el lavabo en medio) para abrazarla, no sé… al final me encontré con los ojos cerrados, besando los fríos labios de un espejo. Abrí los ojos, me separé bruscamente.¿Qué demonios estaba haciendo? ¿Estaba esquizofrénica? -¡Pero qué cojones te pasa! _me gritó la niña frente a mí. Alguien tendría que lavarle la boca._ ¿Qué haces hablándole a un espejo? ¿Estás loca? _Furia. Violencia. Ahora sí que me reconocía_ ¿Acaso eres tonta? Se produjo un silencio durante el que no dejé de mirarme fijamente, con irritación, dejando que se desvaneciera el eco de la pregunta.¿Eres tonta?En la comisura de sus labios vi temblar una sonrisa. El espasmo se trasladó a toda la cara, empecé a reírme. Oh no, me ha entrado la risa tonta. Carcajadas incontenibles por la estupidez de la pregunta, por la obviedad de la respuesta.-¿Eres tonta?Sí.Esto debe de ser algo grave, crónico e incurable (es que todas las enfermedades graves deben ser crónicas e incurables. Suenan más importantes) ¿Cómo se puede pasar tan rápido del llanto a la risa?Hay mujeres que ríen con dulzura. Mujeres cuya risa resuena musical como el sonido de cascabeles, con esos rectos, perfectos y blancos dientes reluciendo entre sus labios carnosos. Que se tapan la boca con la mano, que sonríen y pueden derretir el Ártico. Decididamente, yo no debo de ser una mujer.




Agregado en: General

Si algún día me amas

Puntuación:

Si algún día me amas
me cubrirán las rosas
y al filo de mi almohada
se acostarán las sombras
aireando su perfume
la noche engalanada.

Si algún día en un beso
el tiempo se detiene
y el sol se queda preso
brindándonos sus bienes ...
será que la mañana,
-colmada de deseo-,
intuye que me quieres.

Si algún día los sueños
dejaran de abrazarme...
Si se acaban los versos,
la música, o el baile...
Será porque en mi alma
no existe más que duelo
y volverá la noche...
oscura y sin consuelo.



Agregado en: General

Diario de Irantzu 2

Puntuación:


Granada 2008-2009

¿Es esto un diario? ¿Lo estoy haciendo mal otra vez? Quizá sería mejor no escribir, así no rememoraría lo que aún me hace daño. O a lo mejor es justo lo contrario. Bah, como tengo razón, me da igual.
Terminé de leer con un suspiro. Ese suspiro típico de niña cursi cuando acaba de leer una novela romántica y mira con ojos soñadores a la puerta esperando que aparezca el hombre perfecto por las buenas.
A ver, so idiota. No va a entrar nadie. Cierra el libro, sacude las migas de galleta de la cama y por Dios, cámbiate los calcetines. (Sí, es que me regaño mucho. ¡Tengo que aprender!)
En ese momento llaman a la puerta. Se perfectamente que no es mi fantasía ideal, pero aún así abro con ilusión para encontrarme con la limpiadora, el conserje vejete o con Meg.
-Ah, hola Meg…
-Vaya, siento estar viva.
-Tranquila, aún lo mereces.
- Qué alivio. Tienes los ojos rojos. ¿Qué te…?_ pero se interrumpe y mira mi habitación. Paquetes de pañuelos, chocolate, galletas, libro romántico…no hay que ser muy listo._ Ajam. Eso se llama autodestrucción. Te apegas a cualquier cosa que te traiga su recuerdo porque aún tienes la esperanza de que todo se arregle…porque es la única forma de tenerle. Y lees libros románticos porque eres masoca y tonta (¿ves? A ella no hizo falta que se lo dijera yo) y encuentras un extraño placer en observar cómo otros tienen lo que a ti te ha sido arrebatado tan brusca y dolorosamente.
- Exacto. Yo habría dicho “arrancado a mala leche” en lugar de “arrebatado” pero supongo que eso suena más poético.
-Es irritante ¿sabes? porque sabes lo que te ocurre y cómo superarlo pero simplemente…no lo haces.
- Te estás preguntando si me gusta regodearme en mi dolor.
- Lo afirmo. ¡Hace ya tres meses de eso joder, pensé que eras más inteligente!
Meg está en segundo de la carrera de psicología. Es mi vecina en la residencia. Trabajadora, estudiosa, segura, tiene claras sus metas en la vida, sus prioridades. Es lo más importante para sí misma y es feliz así. La envidio. Pero ella nunca ha estado enamorada y me molesta que diga esas cosas. Bueno, miento: aunque lo hubiera estado me habría cabreado igual.
-Esto no tiene nada que ver con la inteligencia ¿vale? Estoy mal y estoy mal joder! Y lo intento, no creas que no lo intento, y he mejorado mucho ¿vale? Si me dejara arrastrar por lo que siento estaría años sin levantarme de la cama; pero salgo, bailo y hasta me río ¿vale? No subestimes lo que siento porque no tienes ni idea. Joder, todo lo que he amado durante tanto tiempo…se ha ido, se ha muerto _ se me ahoga la voz. Mierda. Yo pensaba que tras una mañana de llorera el depósito se habría agotado_ Y yo aún…aún…tengo una esperanza inútil, porque soy estúpida, porque simplemente no me lo puedo creer, no me entra, no lo entiendo, esto no tiene ningún sentido…la única explicación posible es que todo, mis sueños, sus besos, sus palabras, lo que hemos vivido, el centro de mi universo durante dos años…_ahora estaba medio gritando con la voz estrangulada, sorbiendo por la nariz y con la cara enrojecida. Preciosa_ lo único que puede explicarlo es que todo haya sido mentira. Siempre. Y no es fácil hacerse a la idea, que lo estoy intentando, luego tengo que aceptarlo, asumirlo, superarlo y conseguir que me dé igual. ¡Joder, voy por la mitad del primero de cinco pasos! ¡Soy una retrasada emocional! _ya no sé ni lo que digo y viene la parte gorda de la llantina.
Hay mujeres que lloran delicadamente, como las actrices que parecen adorables y femeninas, vulnerables, que les cae suavemente una lágrima rodando por sus mejillas de porcelana y conmueven a una montaña. Hay mujeres que lloran con clase.
Yo no.
Yo me convierto en un alien hinchado, enrojecido y empapado con la nariz moqueante. Lo más normal en estos casos es que tu amiga te abrace, te consuele y te dé ánimos. Meg, simplemente no comprende cómo puedo estar así. Yo misma estoy enfadada conmigo, me daría de tortas. De hecho, me las daré cuando ella se haya ido. Así que la psicóloga en cuestión me suelta:
-Olvídate ya de todo. A él sólo le ha costado una semana olvidar dos años ¿no?
Auch. Duele, joder.
-Es que yo no soy como él, ¡yo sí estaba enamorada hasta las trancas!
Otra punzada dolorosa. “Estoy enamorado hasta las trancas” era algo que aquel capullo solía decirme. Mentiroso.
Meg se va para que reflexione. Soy el sujeto de experimentación en el que prueba las cosas que aprende. Seguro que esto no es más que una treta psicológica. Una que estimula la competitividad. “A él sólo le ha costado una semana”, apela a mi orgullo y mi resentimiento para que diga “Pues yo le voy a joder olvidándole hoy mismo” Sólo que claro, a él le daría exactamente igual que le olvidara o que no. Ya no le importo nada. ¿Alguien cree que en estos tres meses ha intentado acercarse a mí, decime que lo siente, intentar hacérmelo más llevadero, preguntarme cómo me va en la nueva ciudad, dirigirme la palabra siquiera? NO. Siente algo parecido al remordimiento cuando me ve, así que ha optado por ignorarme completamente. Encima. Después de todo…cobarde y egoísta hasta el final.
He entregado mi corazón sin reservas. He luchado contra viento y marea por amor (sí, ya sé que soy joven ¡pero no me invento lo que sentí! ¡No eran pájaros de una adolescente inmadura, no era algo de las hormonas ni de la superficie! Al menos…no por mi parte.) Pasaba las horas muertas pensando en él. Mi pecho se llenaba de algo cálido cuando le veía, y al besarle, era como si estallase. Estaba con él y todo desaparecía. No necesitaba nada más, era tremendamente feliz cuando le oía decir “te amo, pequeña”. Pisoteó mis sentimientos unas cuantas de veces, me destrozó, pero luego me decía “te amo” y yo me lo creía y volvía otra vez. Exactamente.
Tonta perdida.
Y de pronto un día, después de entregarle casi todo lo que tenía, dice ea, me he cansado de ti. Y te voy a tirar a la basura y no quiero verte más. Y yo aún le…quiero. Y lloro por él. Porque no está. Porque no sé si estuvo, ni por qué se fue. Porque soy absoluta y rematadamente tonta.
Creo que la segunda máxima está más que justificada. Me doy dos bofetadas, me lavo la cara.



Agregado en: General

Diario de Irantzu 1

Puntuación:

Irantzu es mi hija. Tiene 18 años... y quiere volar.
Ella vuela así:


Granada 2009

Yo siempre tengo razón. Es un hecho innegable e ineludible.Y no es que yo sea especialmente inteligente. De hecho, si piensas seguir leyendo debes tener en cuenta la segunda máxima: soy rematadamente idiota. Pero es difícil no tener razón cuando cada vez que opinas algo tienes una vocecita porculera diciendo justo lo contrario. Si me preguntan “¿verdadero o falso?” y digo “verdadero” y a la vez “falso” dará igual cuál sea la respuesta. En cualquier caso habré acertado yo.Estrambótico ¿verdad? (ahora es tu turno de pensar “si”. Y a la vez “no”. Poco importa. Soy borde. Lo sé.) -Yo te he amado de verdad- Si, y yo soy la reina de Saba. Aunque viendo mis piernas también me falta poco…_era una de esas veces en las que oyes a tu boca soltar las palabras menos apropiadas sin pensar. Siempre uso el humor más estúpido cuando me siento vulnerable.- Siempre usas el humor cuando te sientes vulnerable.-Tú que sabrás de mí…- Yo ya no…no siento lo mismo, no te quiero. No te quiero.- ¿Sabes que hace una semana llorabas desesperado en mis brazos, diciendo lo muchísimo que me amabas, que era el amor de tu vida, que me ibas a echar muchísimo de menos?- Ya no soy feliz contigo, Irantzu, no quiero seguir a tu lado. No estoy bien.( Tú, tú y TÚ!!!! Y qué pasa conmigo, gran egoísta!!! Mentiroso, traidor tienes la más mínima idea de lo que estás haciendo? Sabes el dolor que me causas??? no tienes ni puta idea de lo que siento por ti, formas parte de mí, lo habría dado todo por ti cómo te saco ahora de mis entrañas cabronazo ególatra insensible embustero!! Una semana!!! ¿¿En una semana han desaparecido dos años y medio de eso que tú llamas “amor”?? “Yo te he amado de verdad” Si…menos de lo que se quiere a un perro. Al menos él te trae el periódico, y yo lo máximo que he hecho por ti ha sido dedicarte exclusivamente dos años de mi vida. Ni comparación.No sé qué habría sido lo correcto en ese momento. Quizá, como soy tonta, lo hice todo mal. Pero ya me había arrastrado lo suficiente durante las últimas horas de la forma más estúpida y humillante. Creo que ya había rellenado el cupo de por vida. Pensé aquello y mucho más con el corazón completamente devastado, aniquilado, torturado, desangrado y hecho añicos con cada una de sus palabras, directas, duras, egoístas, mientras me daba la vuelta con la boca cerrada y me marchaba. Sentí sus ojos clavados en mi espalda mientras andaba hasta la esquina, pero no miré atrás. Doblé la esquina. Oí cerrarse su puerta. Y grité de dolor.

No hay comentarios:

Publicar un comentario